Diferencia entre separación matrimonial y divorcio

¿Cuál es la diferencia entre separación matrimonial y divorcio?

En muchas culturas el matrimonio se considera como uno de los acontecimientos más importantes en la vida de las personas. En esta fecha una pareja hace la promesa de permanecer unidos para toda la vida, ante testigos o ante Dios. Sin embargo, este idílico compromiso no se puede concretar en gran cantidad de reuniones, por lo que aparece la opción de hacer vidas con caminos diferentes.

En Madison Abogadas te explicamos todo sobre la separación matrimonial y el divorcio.

Ante tal situación, se hace presente la pregunta en referencia a cómo realizar esta nueva realidad de parejas, surgiendo las opciones de  separación matrimonial o divorcio. Muchas personas tienden a confundir e igualar los dos términos y piensan que es la misma acción.

Principales diferencias entre separación matrimonial y divorcio

Aunque las dos opciones llevan la misma connotación de fin de la unión. En la práctica y legalmente, cada una tiene procesos y repercusiones diferentes. Es así  como se hace necesario distinguir qué figura legal y práctica posee cada uno y qué diferencias presentan entre sí. 

En primer lugar, debemos señalar que la primera no origina una disolución del vínculo matrimonial, la separación sólo ocurre de manera física. La convivencia finaliza, pero las obligaciones legales permanecen, mientras que en el segundo caso muchas de ellas se dan por finalizadas.

Otro de los casos que puede darse, es que durante dicha separación matrimonial, la pareja decida reiniciar la relación, en esta circunstancia sólo se debe notificar al juzgado dónde tramitaron la separación. En cambio en el divorcio, la decisión de reiniciar el romance de manera oficial, deberá efectuarse un nuevo matrimonio.

En el caso de que uno de los cónyuges decida establecer una relación legal con otra pareja, en la separación matrimonial no lo puede realizar, ya que aún permanece vinculado legalmente con su primera pareja, por tanto, queda impedido de realizar un nuevo matrimonio legal.

También podemos indicar que para efectuar el divorcio se requiera realizar un trámite legal, algo más complicado que en la separación matrimonial. En el primer caso se hace necesaria la actuación de abogados que representen las dos partes, así como presentar el caso ante un juzgado y esperar el dictamen del juez que conoce del caso.

Abogados para divorcio

En los casos en los que las parejas decidan finalizar la relación matrimonial, bien sea de mutuo acuerdo o por circunstancias que los enemisten, la manera considerada más recomendable es la de utilizar la representación de abogados para divorcio. Es necesario acotar que anteriormente se requería en España una razón para solicitar el divorcio, pero en la legislación actual esto ya no es necesario.

Para lograr el divorcio en la actualidad se requiere el cumplimiento de dos puntos. Estos son que el tiempo transcurrido desde el matrimonio, debe ser mayor a tres meses antes de interponer la demanda. Y el segundo punto es la manifestación de la voluntad de una de las partes en finalizar el vínculo matrimonial.

Hace tiempo, también se requería que se formalizara una separación matrimonial, pero en la actualidad, este requisito es totalmente innecesario. Sin embargo, algunas parejas deciden cumplir este trámite en previsión de alguna posible reconciliación. Claro está que son muy contados los casos en los que esto ocurre.

En todo caso; los abogados para divorcio cuentan con la experticia necesaria para tramitar de manera correcta la finalización de la unión matrimonial. Esto, sin embargo, no garantiza que el procedimiento se realice de la manera más amistosa, sólo sucede en caso de que la pareja haya entendido que la relación no llegará a más y han establecido la separación de mutuo acuerdo.

Separación matrimonial

Como anteriormente hemos visto la separación matrimonial es un proceso más rápido para lograr desvincular físicamente a una pareja. Sin embargo, esto no implica que durante el tiempo que la pareja esté separada no tengan obligaciones legales.

En el caso de una separación, los cónyuges pueden llegar a un acuerdo para la manutención de las partes. Así mismo, pueden establecer la manera de criar a los hijos: el régimen de visitas, el ejercicio de patria potestad y el régimen de tenencia de la vivienda.

Debemos indicar que existen dos formas a través de las que se presenta esta separación. La separación de hecho, en la cual uno de los miembros de la pareja decide finalizar la convivencia física con la otra. En ocasiones puede ser de mutuo acuerdo, en este caso no se hace notificación a juzgado para legalizar la situación.

La segunda forma de separación matrimonial es la separación judicial; en este caso se hace el trámite ante un juzgado a fin de legalizar la situación. Se dan dos situaciones, en la primera de ellas, la pareja lo decide de mutuo acuerdo, se presentan ante el juez con la intención de notificar la situación y se realiza un procedimiento legal sumamente rápido y fácil.

En el segundo caso, puede suceder que no haya un preacuerdo, en ese caso se procede de manera contenciosa, ya que requiere la representación de abogados por cada una de las partes y el cumplimiento de vista judicial, además de la asistencia de procurador. Es posible que el procedimiento puede tardar un lapso de tiempo bastante considerable.

Custodia

Bien sea que la pareja decida por el divorcio o por la separación matrimonial, en caso de existir hijos productos de esta unión, se debe establecer a quién corresponde su custodia, de mutuo acuerdo de los cónyuges o por sentencia del juez. Entre otras decisiones: el tipo de guarda y custodia que se ejercerá sobre los hijos menores, el régimen de visitas que disfrutará el padre que no posea la guarda de ellos, y la pensión alimenticia que deberá ser cumplida por parte del padre que no posea el privilegio de la crianza permanente de los hijos.

En Madison Abogados quedamos a tu disposición para solventar cualquier duda que necesites, contamos con más de 15 años de experiencia asesorando y defendiendo las necesidades de nuestros clientes, desde nuestra total confianza y dedicación. 

Rosa María Cebolla Casillas

Sobre Rosa María Cebolla Casillas

Licenciada en Derecho por la Universidad de Zaragoza, continuando su Formación Jurídica con la realización de un Máster de Práctica Jurídica impartido por la Universidad de Zaragoza. Más de 15 años de experiencia profesional en diversos despachos de abogados la han llevado a especializarse y a dedicarse de forma continuada y exclusiva al ejercicio de la profesión en la especialidad de Derecho de Familia, así como en Herencias y Donaciones.